¡ Así vivimos STEM RANGERS !



Ingeniería Aeroespacial

¡Prometimos cuatro semanas de una divertida y significativa experiencia STEM y fueron cuatro semanas en las que cumplimos lo prometido!

No recuerdo con exactitud cuándo fue la última vez que me sentí tan realizada como educadora, creo que fue en el 2002 cuando me encontraba en plena práctica docente en la universidad, mi vocación estaba a flor de piel y de verdad creía que a través de la educación todo cambio era posible. Pues bien, este mes volví a vivir esa realización profesional y es que solo los que estamos en la educación por vocación y no por accidente entendemos la satisfacción que da ver en nuestros estudiantes rostros maravillados al descubrir cosas nuevas, sonrisas provocadas por nuevos conocimientos adquiridos y manos capaces de reproducir toda la creatividad que ese nuevo conocimiento está activando.

Cada una de las cuatro semanas fue una experiencia diferente en la que STEM nos abrió las puertas como guía y nosotros, como buenos “rangers” nos aventuramos a la exploración de nuevos conocimientos, por supuesto, contamos con la ayuda de nuestros amigos sphero y littleBits, que no solo nos brindaron la oportunidad de interactuar con tecnología de punta, sino que nos abrieron la imaginación a un sinnúmero de posibilidades de aplicar nuestros conocimientos en la realización de novedosos inventos.


La semana de ingeniería puso a prueba nuestro trabajo en equipo y nuestras habilidades colaborativas, pero como STEM RANGERS, superamos cada obstáculo y nos pusimos el traje de ingenieros viviendo cada día una nueva experiencia en ingeniería, fuimos ingenieros aeroespaciales, mecánicos, civiles, químicos y eléctricos, y tuvimos éxito en cada papel interpretado.


La segunda semana Sphero nos dio la bienvenida y como es usual, nuestros rangers se enamoraron de él de inmediato, y es que con Sphero las cosas siempre son así, es amor a primera vista, Sphero se gana con rapidez la atención de los estudiantes, y ya con este terreno ganado, lo que se vino después fue puro aprendizaje, nos volvimos expertos en la programación de Sphero, vivimos aventuras dignas de star wars, tripulamos navíos y aprendimos del tráfico y la importancia de los semáforos, disfrutamos al máximo de esta experiencia STEM.